Una cultura milenaria, un país a la cabeza de la evolución tecnológica. Dos conceptos que pueden parecer contradictorios, y que en Japón combinan a la perfección. En un recorrido básico por este país, no pueden falta Tokyo y Kyoto. Japón alberga numerosos lugares nombrados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO:

En la vanguardista ciudad de Tokyo podemos tanto admirar grandes rascacielos como pasear por jardines milenarios. El acceso a la tradicional ciudad de Kyoto se realiza por una moderna estación acristalada, sin embargo, las calles de Gion conservan la esencia asociada a las geishas. En Kyoto destacamos Kinkakuji (o Pabellón Dorado), Ginkakuji (o Pabellón Plateado), Kiyomizudera y el castillo Nijo.

Entre ambas ciudades el traslado se realiza en tren bala, desde el que podemos divisar el sagrado Mt. Fuji. Para aquellos que quieran un conocimiento más profundo de esta zona pueden visitar el área de Hakone, donde además podrán disfrutar de un baño en un onsen (baño termal), cuyas aguas manan de fuentes termales.

Aquellos que cuenten con más días pueden visitar la zona de los alpes japoneses, donde podrán admirar las impresionantes carrozas del festival de Takayama o la singular arquitectura de las viviendas de la aldea de Shirakawago. Desde aquí a Kyoto se puede visitar Kanazawa, que cuenta con uno de los tres jardínes más bellos de Japón, además de un barrio de samurais.

Para sumergirse totalmente en los cultos del país se puede visitar el Mt. Koya, donde podremos hacer noche en uno de sus shukubos (templo) e incluso participar en los rezos previos al desayuno vegetariano.

Himeji es conocido, principalmente, por su castillo, uno de los más bellos de Japón, que ofrece el aspecto y la belleza de una garza que extiende sus alas. Sin duda, especial por haber sobrevivido a incendios, terremotos y los estragos de la guerra.

Castillo Himeji Viajar a Japón

 

Shirakawago: por la arquitectura Gasho zukuri (casas de madera con techo de paja en forma de V invertida para que la nieve resbale en invierno, el nombre gasho zukuri viene de como ponene ellos juntas las manos para rezarde una garza blanca extendiendo sus alas. Se le considera el más hermoso castillo del país, siendo particular por haber sobrevivido a incendios, terremotos y los estragos de la guerra. Puede visitarse haciendo parada entre Kyoto e Hiroshima

Hiroshima: el parque de la paz y el A-bomb Dome, construcción conservada tal y como quedó tras el impacto de la bomba atómica.

A Bomb Dome Viajes a Japón

Miyajima: el santuario Itsukushima es lo que está declarado patrimonio de la humanidad. es muy conocido porque el torii que da acceso al santuario (los torii son las entradas de todos los santuarios, a partir de ello ya es lugar sagrado) está ubicado en el mar interior, entre Hiroshima y Miyajima, y si la marea está alta parece que flota (por eso se conoce como torii flotante) y si está baja, se puede llegar hasta él andando.

Viajes a Japon aérea Santuario Itsukushima Miyajima

En Nara podemos sorprendernos con la espectacular imagen de Buda, en el interior de la mayor estructura de madera del mundo y en torno al cual se construyó el templo de Ji de Nara, a una hora de Kyoto en tren.

En Nikko, el principal monumento es el santuario Toshogu, en el que está enterrado un shogun (gobernador) de Edo (antiguo Tokyo). La belleza de estos templos y santuarios reside en su ubicación, en medio de la más pura naturaleza.

El Monte Fuji, declarado recientemente patrimonio de la humanidad, además de ser montaña sagrada es fuente de inspiración.

 

FacebookTwitterLinkedInEmail